El Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz proporciona las reseñas contenidas en este Boletín como un servicio a la comunidad psiquiátrica. Estos contenidos provienen de material publicado en otras revistas especializadas en este campo y no son producto de la opinión o de la posición del Instituto a menos que se estipule específicamente. El Instituto no patrocina productos, corporaciones ni organizaciones y está libre de cualquier responsabilidad.

Vol. 31 Núm. 11 Noviembre (2020): Información Clínica

La psicopatología en general se comporta como más como dimensiones que como categorías. En paidopsicopatología se pueden integrar tres: del neurodesarrollo, internalizada y externalizada. La gran comunalidad de síntomas se denomina “Factor P”.

81

Los trastornos del neurodesarrollo (TN) son un grupo heterogéneo de condiciones con inicio en etapas tempranas del desarrollo. La reciente CIE-11 está mucho más alineada con el DSM-5 en la clasificación de este grupo. En años recientes ha crecido la información obtenida de diferentes tecnologías, dando hallazgos reveladores, pero no concluyentes para el diagnóstico y tratamiento de los TN, necesitándose más investigación en estas áreas.

82-83

Los trastornos internalizados (TI) incluyen a los trastornos del estado de ánimo y de ansiedad. Las tasas de comorbilidad entre los TI se estiman entre el 40% al 60%. Los resultados sugieren que la psicopatología surge de asociaciones complejas entre los síntomas y puede ofrecer una idea de los mecanismos que sustentan las comorbilidades psiquiátricas. La transición de la infancia a la adolescencia es un período clave en el desarrollo de la psicopatología por lo que la investigación en poblaciones pediátricas podría ser una pieza clave para un mejor entendimiento de la psicopatología.

84-85

Los Trastornos externalizados incluyen al Trastorno Oposicionista Desafiante, al Trastorno de conducta y al Trastorno Explosivo Intermitente. Constituyen uno de los principales motivos de consulta en paidopsiquiatría y se han visto asociados a un impacto negativo tanto para los niños como para sus familias, así como a un rango de peores resultados adaptativos a lo largo del desarrollo. Su tratamiento es multimodal e incluye preferentemente intervenciones psicosociales, y dependiendo de la comorbilidad intervenciones farmacológicas.

86-87

Actualmente como parte de la investigación en los tratamientos para los Trastornos del Neurodesarrollo (TND), se ha puesto énfasis en el desarrollo de enfoques más personalizados que se adecuen al individuo y que tengan en cuenta sus factores biológicos y ambientales. Estos enfoques implican optimizar las intervenciones y potenciar los tratamientos farmacológicos y no farmacológicos más efectivos y rentables. Los métodos para optimizar estas intervenciones pueden involucrar a las intervenciones coadyuvantes y alternativas.

86-87

Ver todos los números